Consejos sobre aislamiento social por el Covid-19 para padres de niños pequeños

Nunca hemos vivido una circunstancia así en nuestras vidas, estar en aislamiento para detener el contagio de un virus, que podemos portar, pero no padecer y que al contagiarlo a adultos mayores o determinadas personas pueden generarle un mal muy grave; realmente es razón suficiente como para tener muchas emociones encontradas miedo, molestia, angustia.

Este tiempo de contacto únicamente con los que vives es un reto grande y si tienes pequeños en casa te preguntarás ¿Cómo les afecta?

Analízate

Lo primero que tengo que decirles es que es fundamental partir de cómo te afecta a ti como papá o mamá, depende de cómo estés tú para saber cómo están tus hijos, recuerda que ellos son como una esponja que absorben todo y no necesariamente tendrán las palabras para expresarlo.

Piensa por un momento: ¿Cómo estás? ¿Qué estás sintiendo? ¿Cuáles son tus preocupaciones? ¿Qué es lo que más te está haciendo frustrarte? ¿Qué te genera alegrías?, ¿Cuáles son las cosas que más te retan?

Convérsalo, háblalo con otro adulto en casa, medítalo, rézalo, háblalo con Dios. Es bueno que nuestros pensamientos, emociones no queden guardadas dentro de nosotros, al hablarlo, al hacerlo consiente, lo comprendemos mejor y entonces nos es más fácil sobrellevarlo y si estamos bien le daremos lo mejor a nuestros hijos.

Ahora bien, volvamos a nuestros hijos, ¿El aislamiento social trae efectos psicológicos en los pequeños?

La respuesta es sí

Recuerda que le has cambiado la rutina y los niños son muy vulnerables a afectarse por el cambio de rutina.

Igual que tú, ellos también extrañan a abuelos, amigos, el parque.

Si tú estás con niveles altos de stress, ellos también lo estarán y saldrán a la luz con más fuerza algunos rasgos de su temperamento pueden ponerse más irritables, o retraídos o variar su forma habitual de ser.

Recuerda que ellos también están haciendo sacrificios y es importante comprenderlos.

Influyes mucho tú en como revertimos esta situación para que sea una circunstancia positiva, tus hijos pueden aprender como tú manejas una situación nueva, éste es un tiempo donde pueden todos ganar: pueden aprender a conocerse y conocer más a su familia.

RECOMENDACIONES

  1. Rutina:

Crea una nueva rutina… los niños a esta edad necesitan anticiparse, saber lo que pasará les da seguridad. Puedes hacer un horario nuevo para la dinámica de la casa. Los pequeños aprenden mucho al esperar que algo pase, el orden en el tiempo es clave.

Si tu hijo es muy pequeño fíjate cómo puedes ordenar los tiempo con tu esposo o esposa, trata que la rutina sea lo más estable.

Un horario es clave, pero no sean rígidos con él. La estructura y la flexibilidad son la clave.

Crea planes. Esperar algo distinto es muy bueno. “Mañana haremos pizza, en la tarde regaremos el jardín… hace que tengamos expectativas sobre algo y nos ilusionemos esperando que llegue el momento.

2. Dar una explicación.

No perdamos de vista porque estamos así. Debemos explicarles a nuestros pequeños… a su edad, sin que esto los alarme.

Una explicación sencilla al nivel de nuestros niños de 3, 4 o 5 años puede ser:

“Hay un virus que se llama Corona Virus que puede enfermarnos y podemos contagiar a otros. Este virus se pone en nuestra nariz, garganta y nos hace toser, estornudar, hacernos sentir un poco mal. Para no contagiar a otros y que no nos contagien queremos cerrarle la puerta de nuestras casa, los doctores que nos cuidan nos lo han recomendado. Si nos llegamos

a enfermar nos durará unos días y se nos pasa, pero a los abuelitos les puede durar más tiempo.

Por eso y por qué queremos mucho a las personas mayores nos quedaremos en casa por un tiempo sin salir. Y haremos este tiempo un momento que no nos olvidaremos nunca.”

3. El cuidado de las noticias.

No pongas noticias todo el día. Esto puede asustarles los niños estarán expuestos a más información que no tienen que escuchar pues los llenará de ansiedad.

4.Experiencias significativas.

Permite que tus hijos te digan cómo se sienten, si están molestos, asustados. Es importante que ellos hablen, las emociones guardadas luego salen de alguna forma. Con los más pequeños a veces no es tan simple hablar de emociones, salen a la luz contándoles un cuento, dibujando, haciendo un trabajo manual. El arte es un medio para expresar emociones.

Genera experiencias de alegría, seamos creativos, hagamos cosas distintas: campamento en la sala, carnavales en el jardín, bailar, ver videos, películas.

RÍANSE. Trata que tu hijo recuerde este tiempo de manera especial.

La música en los más pequeños es clave, los relaja y les genera mucho bienestar. Canciones que se repitan, que tengan mímica, que se puedan bailar son muy positivas.

Aprovechemos este tiempo para ver fotos, videos de tu familia, es momento de recordar y compartir.

  1. Límites-Disciplina

Este es un tiempo de más tolerancia y paciencia, seamos flexibles pero no relajados, no pierdas límites básicos, estos incluso darán seguridad.

Los límites pueden estar unidos a la responsabilidad, no pierdas de vista los pequeños encargos en su rutina diaria. Reserva los límites para cumplir la responsabilidad y el respeto en la forma de relacionarnos.

Administremos la tecnología lo mejor posible.

  • Cuida que tú no estés pegado a tu celular o tu computadora. Ponte un horario para que puedas dedicar tiempo a los hijos. No dejen de estar juntos en familia de verdad. En este tiempo será una tentación tener el celular al lado. Descontamínate de él por periodos del día.
  • En relación a los hijos: un poco más de tecnología durante este tiempo no los afectará, pero sé estratégico, fíjate a qué hora lo expones. La tarde es un buen momento porque puede estar más cansado y la pantalla pueden relajarlo. Nunca antes de dormir. El cuento siempre será irremplazable.
  • Entra en contacto con tus seres queridos. Las video conferencias con primos, tíos, abuelos, ayudan mucho y nos permitirán acercarnos.

Cuídate TÚ.

Date un respiro, no tienen que estar siempre juntos. La atención continua a tu hijo desgasta y la calidad de tu conexión disminuye. Fíjate que necesitas tú como papá o mamá y propóntelo diariamente.

Con la ayuda de Dios y Juntos en Familia venceremos a este virus de una manera valiente y solidaria.

Patricia Espinosa
Directora Preschool y Directora del Colegio San Pedro



Agregue un comentario