Querida Frau Ximena

Quería escribirle unas palabras para este día tan especial. Me puse a pensar mucho en que podría decirle en esta carta. Lo primero que pensé fue en agradecerle por todo lo que hace por nosotras y el colegio cada día. Sin embargo, no me pareció correcto solo hablarle de nuestra gratitud.

Luego, pensé en hablarle mejor de este último año como ha sido difícil para todos. Es gracioso como Dios nos da algo que a primera vista luce extraño, incomprensible que nos hace dudar de cuál es su plan y porqué no es como el que nosotros habíamos pensado que sería. Sin embargo, poco a poco uno se da cuenta de que tal vez esto sea algo que muestre cuán valientes y comprensibles podemos ser.

Después de esto, entendí algo que no había tenido la oportunidad de entender antes. Tal vez no es solo el tema de una pandemia la que nos hace cambiar varias cosas de nuestro estilo de vida, tal vez todos tenemos nuestra propia clase de pandemia en nuestra vida, el cual pocas personas pueden comprender. ¡Sinceramente, esto me hizo pensar en usted! Alguien una vez dijo: “Dios pone las peores batallas a sus mejores guerreros”, esto me hizo dar cuenta de lo extraordinario de esas personas como conservan en sí mismos esa pequeña pizca de fortaleza que solo ellas tienen. Frau, ¡usted es una persona extraordinaria!

Además, de su gran compromiso con el colegio y con todas nosotras, está el tema del compromiso con usted misma. Usted pudo, en cualquier momento, tirar la toalla pero no fue así. Tu perseverancia, tu fortaleza y positivismo, nos han enseñado, nos sigue y seguirá enseñando a nunca parar de luchar aun cuando la situación parezca perdida. A ser valientes, aun cuando no es necesario serlo, a ver el lado positivo a las cosas, incluso cuando parezca que no hay ninguna, y más importante a tener fe en nosotras mismas. ¡Extraordinaria!, muchos no logran encontrar a una persona con esa característica. Sin embargo, todas nosotras, alumnas, profesores, hemos tenido la suerte de conocerla, de conocerte.

Con todo esto, quiero decir lo mucho que su lucha nos ha cambiado e incluso salvado a muchas de nosotras. Una profesora suele ser alguien que enseña a los alumnos a estudiar matemáticas, inglés, entre otros temas académicos. Sin embargo, ha hecho mucho más que eso. Es por esto que estaremos eternamente agradecidas. Estoy segura que 20 años en el futuro seguiremos pensando en ti y te seguiremos admirando. Recordaremos el pasado y sabremos que tuvimos a una buena modelo a seguir que nos ha cambiado la vida de forma inesperada y que nos ha mostrado que van a haber fuertes caídas en la vida, que tendremos heridas grandes y a pesar de ellas nada nos debe quitar el deseo de seguir estando vivas. Que con cada vez que nos levantemos de ellas creceremos más y que al fin y al cabo, está bien ponerse triste, sentir que ya no damos, pero teniendo la certeza que Dios tiene un plan para todas nosotras y que habrá momentos mejores.

Gracias Frau Ximena por ser más que nuestra directora. Gracias a usted saldremos al mundo sabiendo que Dios no nos dejará caer.

¡Feliz día del maestro!

Ana Lucía Cuervas Queirolo
Alumna de la Prom. XXXIX del Colegio Villa Caritas



Agregue un comentario